Seleccionar página

Crónica 1 (2 de agosto del año 2018)

¿La desesperación del miedo?

Aquellos que solo temen lo que otros piensan, vivirán de la imagen de su fachada y no del interior de su alma.

Era cierto, tan cierto como que eran las siete de la tarde del 31 de julio, las carreteras quemaban y mi mejor escondite era la brisa de un túnel bajo el asfalto de cualquier carretera.

Había recibido una llamada que advertía de hierros que cruzaban el arcén y salían desde unas señales, hierros capaces de amputar y destrozar vida en cualquier encuentro de la carne humana en un potaje de la física Newtoniana.

Astrea, fiel amiga en este discurso del “yo” con la seguridad en el que se ha convertido esta forma de vida, me acompañaba. Nos acercamos, vimos y pensamos.

La fotografía sorprendía a los ojos de la razón, pero hasta la sin razón tiene explicación.

Las señales de peligro tipo trípode de una obra, como tantas veces había visto, las habían colocado sobre el guardarraíl, uno de los extremos metálicos del trípode invadía el arcén en un acto de riesgo obsceno hacia el derecho.

Estacioné a Astrea tras la barrera y saqué la cámara de fotos. En esos momentos el vehículo de mantenimiento de la carretera pasaba por el lugar. Sus ocupantes se quedaron mirando. Seguí trabajando, reflejando en mi cámara lo que estaba viendo.

Los operarios decidieron pararse en una explanada, debajo del puente de la autovía, a mirar mis pasos ordenados. Estuvieron observando ese casco amarillo relleno por mente inquieta e inconformista hasta que me fui.

Foto, otra foto, que se vea bien. Y ahora desde aquí…caía el sol y su paciencia, la de los operarios, era como la mía en esta lucha interminable…

A la mañana siguiente, 12 horas después, regresé al lugar de los hechos.

Se habían colocado conos de señalización de la arista del trípode en el arcén. Me fui y regresé cinco horas después.

Nuevo cambio. Se habían colocado las señales con trípode sobre el arcén. Se había solucionado tan grave insulto al derecho a la seguridad como si de magia se tratara.

Eso es lo que sucede cuando un casco amarillo y una moto errante disfrutan de la libertad de luchar por sus derechos… eso es lo que sucede, cuando el miedo custodia el alma y no el honor.

… pero, aun así, gracias…/… lección aprendida…

El arte de la magia Cronica 1

Juan Carlos Toribio

Dpto. Seguridad Vial