Seleccionar página

A Rafael González Novales… compañero motorista y amigo que perdió su vida intentando ayudar a otros.

GRACIAS por tu honor

GRACIAS por tu entrega

GRACIAS por tu valor

Hoy era un día más, una patrulla más, una mañana más y quedaba una hora y media para regresar de servicio en un pueblo del Pirineo.

Es grande el homenaje que has hecho a las víctimas de accidentes de tráfico, has entregado tu vida por ayudar a una de ellas, a un ciclista y solo tengo dolor y pocas palabras.

Rafael… hoy tu afición y profesión te ha costado la vida.

Has sido de los grandes, de aquellos del compromiso desde el silencio, de aquellos que se entregan a su trabajo sin medalla alguna que perseguir, sin esperar ni tan siquiera agradecimiento por jugarte la vida, sin esperar, como tantas veces, que los ciudadanos entendieran cual era tu misión… solo salvar vidas.

Dicen que la Guardia Civil de Tráfico está bien pagada y yo, que ya estoy fuera, digo… ¡Y UNA MIERDA…!

Es con mucho la especialidad más peligrosa y vosotros políticos, generales de cómodos sillones que os alejan de la realidad que los demás pisamos, la realidad de los ciudadanos, lo sabéis, pues tenéis en vuestro poder el dato y al servicio de los ciudadanos, otros ciudadanos entregados en alma a algo que a alguno de vosotros, ni entendéis y os viene grande para tanto fajín.

Dicen que la Guardia Civil de Tráfico solo está para recaudar… y yo, que he perdido mi puesto de trabajo por luchar por el derecho a la seguridad y la corrupción de alguno, sigo diciendo… ¡Y UNA MIERDA…!

Dicen que es el silencio y el tiempo quien cura heridas… pero no el recuerdo y es tu recuerdo, el honor de haberte conocido y haber sido tu amigo, quien engalana los pasos de mi alma, pues debemos morir con HONOR, era nuestro compromiso y TU, nos has dejado mostrándonos la fortaleza de TUS actos pese a la consecuencia dramática de estos hechos que destrozan almas.

Por ayudar a una víctima, por amar tu servicio al ciudadano, por el honor de haber sido ejemplar, compañero y amigo, entre las lágrimas de este lamento, te despido…

… dándote las gracias.

Tu amigo Juan Carlos Toribio

Desde la lucha… Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas

PD. Amabas la libertad de ir en moto, por profesión y afición y has dejado tu vida en una de las motos de la Agrupación.

¡Qué jóvenes éramos!

Descarga carta: carta a RAFAEL

A %d blogueros les gusta esto: