Seleccionar página

En esto de los siniestros de tránsito, cuando no se conoce la solución se renuncia a la lucha y se da como acierto que el problema continúe sangrando la vida de los ciudadanos. En el peor de los casos, si no es una ausencia de conocimiento, si es una quiebra de actitud, entonces estamos ante… guardemos mejor las formas, esto es “silencio”.

La desorientación demostrada por la DGT no tiene límites. Recientemente un tweet institucional de la DGT se hacía eco del popular dicho “Hay 2 tipos de motoristas: los que se han caído y los que se van a caer. Y sus accidentes son más numerosos y más graves. ¡No arriesgues!

¿Puede la DGT decir lo que ha dicho?, ¿debe ser aceptado?

Si el comentario se hace en la barra del bar parece que atiende a un reconocimiento social de la peligrosidad del vehículo “motocicleta” relacionado con la plenitud y complejidad del escenario, pero si ese comentario es institucionalizado por la DGT, que tiene sin probar ni poner en marcha aún medidas que se aprobaron en el GT 52 de la época de Pere Navarro, está reconociendo su incapacidad y/o su ausencia de intención para dar forma a las soluciones.

Hecha la reflexión, desde este departamento no nos queda otra que seguir apostando por una administración pública funcional, capaz y con el conocimiento y honestidad necesaria para enfrentarse a los problemas que sufrimos los ciudadanos.

Decía el escritor británico Thomas Fuller “El que conoce poco, lo repite a menudo” y dándole vueltas al discurso conocido de la DGT desde hace más de 30 años, podemos recitar todos los ciudadanos su mantra “Alcohol, velocidad, drogas”, un mantra al que no se ha incorporado ningún “causal” nuevo y tal vez es que seamos “tan tontos” que nos matamos siempre por lo mismo, una referencia con ironía parcial, pues algo hay de verdad.

El Departamento de Seguridad Vial de Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas (I.M.U.), ha requerido y emplazado a diferentes reuniones a la Dirección General de Tráfico, no siendo recibido por la misma entendemos que por nuestra oposición a las políticas viales actuales para la prevención de accidentes de motoristas y la ausencia de silencio ante el constante despropósito y desorientación de las formas de comunicación y fondos de acción.

Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas no nació para hacerse fotos, defender lo indefendible o “hacerle la pelota” a las administraciones públicas y sus direcciones, nació para de la mano del conocimiento, la investigación y el estudio aportar soluciones para consolidar los derechos desfronterizados del colectivo motociclista.

Seguiremos trabajando con independencia y criterio. Gracias a todos los que formáis parte de esta lucha.

Descarga del informe:

2017_SV_446_DGT Sin opciones ni soluciones

Informa

Departamento de Seguridad Vial / seguridadvial@defensamotociclistas.org

Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas.

A %d blogueros les gusta esto: