En España se venden muchos cascos NO homologados que llegan a manos de los ciudadanos por diferentes plataformas y formas de venta.

Aunque esta afirmación pueda sorprender, estamos ante una realidad perfectamente investigada por Unión Internacional para la Defensa de los Motoristas y que se ha puesto en manos del Ministerio de Sanidad y la Dirección General de Tráfico.

Por ello, se hace necesaria la intervención correctora de la administración pública. Razón por la que se ha denunciado la situación.

Se hace necesario que la demanda ajuste la oferta de mercado. Dicho de otra forma, que el ciudadano siga, al menos, 10 reglas básicas para adquirir un casco:

1. La etiqueta de homologación debe estar perfectamente visible y debe identificar la marca y modelo del casco y sede del fabricante.

2. No compre nunca cascos de segunda mano, salvo que conozca su procedencia, historial y estén nuevos.

3. Solo adquiera cascos de protección cuya etiqueta de homologación comience por «05». Una etiqueta que comienza por «04» nos indica la reforma 4 del R-22 y por tanto, que el casco es muy viejo y no cubre determinadas garantías.

4. El casco debe probarse. No adquiera un casco de protección sin probarlo salvo garantía de devolución o sustitución.

5. Si un casco de protección no es de su talla no lo adquiera. No debe quedar ni flojo ni apretar, tan solo debe ajustarse a su cabeza.

6. El casco debe ajustar perfectamente y no presentar puntos de presión que con el uso puedan focalizar dolor en zonas determinadas de la cabeza. Esta situación puede generar distracción en la conducción o ausencia de la atención suficiente y reducción de la ergonomía.

7. Si el casco tiene una zona de presión, no corte, lije o lime nunca nada para hacer que se ajuste a su cabeza. En este caso deberá sustituirlo.

8. El cierre debe poder ajustarse al mentón perfectamente y no tener posibilidad de soltarse. Compruebe el cierre varias veces antes de adquirir un casco.

9. El peso también es importante, no compre cascos con pesos elevados superiores a 1.900 gramos. El mercado le ofrece calidades óptimas con menor peso.

10. Si tiene pantalla compruebe la existencia de repuestos, el precio de restitución y que no esté rallada. Con relación a la visión, la pantalla no puede generar deformaciones de la misma.

Informa.
Dpto. Seguridad Vial
Unión Internacional para la Defensa de los Motoristas.

A %d blogueros les gusta esto: