puede atender a criterios «capricho» de la administración pública y poner en peligro la credibilidad.

No todas las velocidades obligatorias son creibles y atienden a lógica técnica y eso, es un problema grave.

Perder credibilidad es uno de los riesgos de una señalización incorrecta e incoherente y así lo advierte la norma técnica reguladora de la materia.

Pese a todo, a los titulares de las vías y a sus obligados auditores (DGT, SCT, etc) les da igual, pero ¡igual!

¿Qué debería hacer la DGT o sus sustitutos en Cataluña y País Vasco en estos casos?

Informar inmediatamente, denunciar la situación y exigir la sustitución.

No todas las velocidades obligatorias son creíbles y atienden a lógica técnica y eso, es un problema grave.

Informa.
Dpto. Seguridad Vial
I.M.U.

A %d blogueros les gusta esto: